19 de diciembre de 2009

Fútbol

Sólo fútbol. No hablaré del mundo del fútbol porque eso sería otra cosa. Otra cosa que nos estropearía el momento.
El fútbol es hermoso. Uno de los deportes más completos.
Un espacio grande.
Dos entrenadores.
Veintidós jugadores.
Un balón.
Dos porterías.
Y todo ello a la búsqueda de una armonía tal que consigue mantener en vilo, durante noventa minutos, al pobre aficionado que no juega pero que se deleita viendo jugar.
Que once jugadores diferentes por su estilo, técnica, situación en el campo, o incluso, personalidad, consigan la conjunción perfecta entre cabeza, pierna, bota, pase, balón y gol, es algo que me maravilla en cada partido.
Decía Cruyff que el fútbol es el deporte más difícil, pues controlar un balón tan sólo con los pies no se da en ningún otro. Estoy de acuerdo en parte. El fútbol es llevar el balón con los pies pero también es mucho más.
Todo esta retahila de crítica aficionada tiene un fin más que evidente: el Barça de este año me ha hecho disfrutar tanto que me siento obligada a presentarle mis respetos.
Y, por supuesto, me quito el sombrero ante Pep Guardiola por mantenerse en sus trece y obligar a sus jugadores a "aburrirse" con el balón para divertir a la afición.
Nunca un futuro tan negro preocupó tan poco.
Enhorabuena a los amantes del fútbol

4 comentarios:

Ayeljary dijo...

Y como dicen ahora por Barcelona:

"Todo ganado. Todo por ganar."

Qué te voy a contar que no sepas sobre lo que opino del fútbol...

txe dijo...

que mierda

Jorge dijo...

Es usted capaz de convertir en una bella visión lo que, a un servidor, más allá de las querencias patrias, le parecen veintidós tíos en calzoncillos dándoles patadas a una pelota...

Pero leyéndole, diré ¡visca el Barça!

Blanca dijo...

Perfecto. A partir de hoy veré el futbol de otra manera