5 de diciembre de 2009

Todo se rompe

Hay una taza rota en el fregadero. Era una taza coquetona. Con dibujos geométricos en amarillo y morado. Una taza con la que desayuné durante muchos años un café con leche delicioso. Está rota en añicos. No sé qué hacer con los trozos. Recomponerlos es imposible. Tirarlos a la basura penoso. Y sigue ahí, deshecha, desarmada, incompleta porque algún trocito con el golpe se ha convertido en polvo. Tengo miedo de abrir el grifo y que las partes se separen aún más. Tal cual la veo ahora, todavía me recuerda a la taza que fue. Me sentiría aliviada si dejase correr el agua pero no quiero dejar de mirarla. Rota y todo sigue siendo mi taza.
A menudo pienso que mis cosas siempre estarán conmigo. Sin embargo, las cosas se rompen, se acaban. Y si, en el mejor de los casos, algo te acompaña durante toda la vida, será tu vida la que se quiebre y serás tú el que abandone sus cosas. Nada nos ata a nada. Todo es prescindible.
La taza está rota porque estaba en mi mano y el teléfono sonó y alguien me dijo que ella también se había roto y yo no supe sostenerla. La taza está rota. Y yo quiero seguir mirando sus trozos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Un abrazo muy grande, mami. Y a ella también, allá donde esté.

Anuka

Berna dijo...

deja que el agua se la lleve...piensalo, es un viaje interesante.

Anónimo dijo...

No tengo palabras que escribir. Tu relato es precioso y la pena que sentimos, enorme. En este momento somos muchos los que tenemos esa pena y muchos los que de vez en cuando nos encontramos con los ojos húmedos. Ella seguro que está muy bien y que se emocionaría leyéndolo. A todos nos queda un trozito de ella y el recuerdo de que también nos quiso.
Besinos
Blanca

jotaerre dijo...

La taza está rota, pero no muerta,
si la miras un tiempo verás que se recompone para verte feliz, pero no abuses de su buena fe, tampoco se va pasar la vida en el fregadero, además seguro que está desnuda.
Lo dicho que te vea feliz aunque ella se ausente, piensa que un día te irás con ella.

Y pensar que una vez le dijiste, sólo eres una taza vieja.

Jorge dijo...

Escuche:

Tan sólo las cosas que pueden ser reparadas provocan pérdidas irreparables. Para todas las demas (cosas, causas, objetos, recuerdos, vivencias, personas) se inventaron los grifos; para que el agua corra y la vida fluya y el mundo continúe jugando a la gallinita ciega.

Un beso fuerte, fuerte (fuerte).